LA REALIDAD NO MIENTE PARA CORREGIR SI SE TRATA DE SALVAR VIDAS: GPPRI


· El país no aguanta más, se deben parar los contagios y los fallecimientos. No bajar la guardia ante el COVID-19.
· La gente quiere vacunas ya. Urge un verdadero Plan Nacional de Vacunación, que sume esfuerzos. El reto es inmunizar a 83 millones lo más pronto posible.
· En este periodo de sesiones promoverán la comparecencia de funcionarios de la COFEPRIS para que den explicaciones sobre vacunas y medicamentos.
Las y los legisladores del PRI declararon que más allá de los discursos está la realidad. Todos los datos, cifras e información disponibles, revelan que la crisis de salud de nuestro país está en su peor momento y fuera de control.
Es inaceptable que México sea el peor país para vivir la pandemia, pues es el tercero con mayor cantidad de muertes, más de 150 mil, solo después de Brasil y Estados Unidos. El índice de letalidad es el más alto del mundo, de cada 100 personas contagiadas fallecen nueve y es la nación con más muertes de personal médico.
Esos datos se ha traducido en las últimas semanas, en miles de familias batallando para acceder a una cama de hospital a donde llevar a sus enfermos, largas filas con el objetivo de conseguir oxigeno o medicamentos y en un peregrinar para sepultar o incinerar a sus muertos.
Es urgente que se deje de plantear como índice de evaluación de la pandemia la cantidad de camas y respiradores, cuando las familias han decidido enfrentar la pandemia y la muerte desde sus casas, sin que hasta el momento haya una alternativa articulada y generalizada para otorgar servicios de orientación y atención médica a la gente en sus viviendas, a través de protocolos adecuados para su recuperación. Además de garantizar el acceso de los ciudadanos a medicamentos para el tratamiento, sin olvidar el apoyo psicológico a las familias que han sido fragmentadas por el coronavirus.
Las y los diputados del PRI demandaron al gobierno federal el desarrollo de un verdadero Plan Nacional de Vacunación, con objetivos y estrategias claras, que sea universal, eficiente y coordinado, ya que el reto de inmunizar a 83 millones de personas no es menor y al paso que va el país, esa meta se lograría en ocho años. Hasta ahora, agregaron, solo se ha visto desorden, errores y un intento de dar uso electoral al derecho que tienen las y los mexicanos de acceder a la vacuna, por eso, exigen al gobierno que no politice el asunto, pues está de por medio la salud y la vida de la gente.
Se requiere además que en las decisiones del gobierno para comprar vacunas se ponga por encima de los costos económicos la valiosa vida de las y los mexicanos, no se puede jugar con su salud con vacunas que no han sido aprobadas por la OMS. Adelantaron que en el Congreso llamarán a rendir cuentas a la COFEPRIS sobre los procesos de aprobación de las mismas, al tiempo que exhortarán a la dependencia a permitir la importación de medicamentos que en otros países han mostrado su eficacia contra el Covid-19; de igual forma presentarán propuestas para que cualquier secuela causada por la aplicación de la vacuna sea indemnizada por el gobierno.
Exigieron también que se transparenten todos los contratos sobre la adquisición de vacunas y los gastos logísticos de su traslado, distribución y aplicación, pues la gente merece saber a detalle el destino de sus impuestos, toda vez que la mayoría parlamentaria se negó el año pasado a etiquetar recursos para la compra de las mismas en el presupuesto.
Finalmente, las y los legisladores de grupo parlamentario del PRI hicieron hincapié en la necesidad de que a la par de la atención de la pandemia es urgente que el gobierno restituya la atención médica de otras enfermedades crónicas no transmisibles que se dejaron en el olvido y están causando, junto con el Covid-19, un alarmante aumento en la mortalidad, tales como la diabetes, el cáncer, especialmente el infantil y el de mama, y el VIH; de igual forma exhortaron al gobierno a rescatar los esquemas de vacunación completos a la niñez mexicana, para que en el corto y mediano plazo se eviten otras epidemias o brotes de enfermedades como el sarampión o la polio.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario