El edificio del CJF en Ajusco, es un elegante ataúd, en tiempos del Covid19.


Por Mina Moreno.

Como una inmensa mole en forma de doble herradura, se erige en la carretera picacho -Ajusco, el edificio sede del Consejo de la Judicatura Federal marcado con el número 170.

Elegantísimo, majestuoso con un lobby inmenso, elevadores, con varios pisos, 10 en total, servicio de cafetería para los trabajadores, que incluye los servicios de una chef, estacionamiento, no se limitaron en gastos, el edificio es principesco.

En Ajusco 170, se albergan las diferentes direcciones administrativas que manejan los dineros de la Institución, el pago de nómina y nombramiento, de construcción, de suministros, las adjudicaciones para la construcción, remodelación y mantenimiento de todas las sedes del PJF en el país, así de importante, es este elegante ataúd.

Y, en una de esas direcciones, ubicada en el sexto piso se encuentra la Dirección General de Servicios, dónde fuentes fidedignas han confirmado el brote de contagios de coronavirus de 6 trabajadores, entre ellos la chef.

Crónica de un brote anunciado.

La primera alerta, se encendió en días pasados cuando se supo que la chef, la que hacía el menú, la que tenía contacto directo con el personal de la cafetería, donde comían todos los que laboran, la que daba trato vip a los mandos medios y altos de Ajusco, tenía Covid 19.

El miedo y la preocupación se apoderó de los trabajadores.

Las preguntas que comenzaron hacerse, flotaron en cada piso de Ajusco.

¿Quién más está contagiado?

¿Porqué Zaldívar no hace nada?

Hasta el día de ayer, martes 3 de junio 2020, solamente en el piso 6 había ya 5 contagiados por coronavirus.

¿Cuántos más hay por cada piso?

Sólo los Directores lo saben y lo ocultan, intimidan e invitan a guardar silencio al personal, ya de forma directa, ya a través de messenger, de chats de whatsApp, como Norma Flores ex trabajadora del SAT, que hoy ocupa un cargo importante en la Dirección General de Servicios, es la jefa.

Farol de la Calle.

Por décadas, la Institución, la máxima casa de la impartición de justicia en el país, la paladina de los derechos de los desvalidos, de los ciudadanos, se ha caracterizado por ocultar detrás de sus muros, historias de ignominia que son guardadas con enorme sigilo, tras las paredes de acero, que resguardan al Poder Judicial Federal en México.

Un dicho, es vox populi en los pasillos de la Casa de Cristal, que el PJF es “la casa de la injusticia para sus trabajadores”.

Sin embargo, la verdad, custodia el camino y no se puede ocultar, varios jueces, magistrados, directores administrativos e inclusive mandos medios y altos del Instituto de la Defensoría Pública Federal, han obligado asistir al personal sin las más elementales medidas para evitar el contagio de Covid19, incluídos trabajadores en situación de riesgo, sin importar los acuerdos generales del CJF, ni el decreto presidencial sobre la contingencia, nada, nada, importa más, que el enorme ego y soberbia, que el poder les da.

Lo hicieron, desacatando la orden presidencial al inicio de la fase 3, de la cual el país entero no ha salido.

Precisamente, ayer martes 3 de mayo, el subsecretario Hugo López Gatell dió a conocer el incremento en contagios 101, 238 y 11,729 muertos, investigadores de la UNAM han indicado que esas cifras debe ser multiplicadas por 30, según sus algoritmos.

El mismo Gatell, desde Palacio Nacional en su conferencia señaló “no hemos aplanado la pandemia”

La nueva normalidad.

El 30 de mayo 2020, Esteban Moctezuma desde Palacio Nacional en la mañanera presidencial, presentó un protocolo de 9 puntos para proteger tanto a los alumnos como al personal escolar, contempla cuidado de maestros y maestras en grupos de riesgo, cubrebocas o pañuelo obligatorio, sana distancia en las entradas y salidas; recreos escalonados; lugares fijos asignados; asistencia alternada a la escuela por apellido durante el Curso Remedial, maximizar el uso de espacio abierto, detección temprana con 1 enfermo se cierra la escuela, aquí hago un alto.

Si, el Secretario Moctezuma señaló que con 1 sólo contagio, la escuela cerraba y en este caso, Ajusco 170 tiene ya 6 trabajadores contagiados.

¿Qué procedará hacer Ministro Presidente Arturo Zaldívar?

¿Ajusco 170 será un elegante ataúd?

Al tiempo…

minaperiodistajusticia@gmail.com

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario